miércoles, 7 de noviembre de 2018

La idea de nación a través de la Historia, de Rudolf Rocker






“Todos ven lo que pareces ser; pocos sientes lo que eres, y éstos no se atreven a contradecir la opinión de la multitud, que tiene la majestad del Estado por escudo” (Maquiavelo)


Escrito entre mediados de los años veinte y mediados de los años treinta del siglo pasado (en todo el cogollo del auge del fascismo italiano, del nazismo alemán y del comunismo de Estado), “La idea de nación a través de la Historia” no es más que un –voluminoso- extracto de la obra clave del libertario –anarquista sin etiquetas- Rudolf Rocker, “Nacionalismo y cultura”. A continuación algunos axiomas incluidos en el mismo:


Del capítulo Religión y política:

“Así como en la religión Dios lo es todo y el hombre nada, en la política el Estado lo es todo y el súbdito nada. Las dos máximas de la autoridad celeste y terrestre, el “Yo soy el Señor, tu Dios” y el “Sed sumisos al gobierno”, emanan de la misma fuente y están ligadas entre sí como hermanos siameses”


Del capítulo La aparición del Estado nacional:

“Donde aparece la voluntad de poder, se convierte la administración de los asuntos públicos en una condición de dominio del hombre sobre el hombre; la comuna adquiere la forma del Estado”

“Sería absurdo suponer que los métodos del poder habrían de ser mejores que el objetivo al que sirven”

“La masa no es otra cosa que un pueblo sin raíces”

“Cuando la ligazón social amenaza descomponerse, aparece la coacción para mantener con la violencia lo que antes estaba ligado por el libre acuerdo y la responsabilidad personal en la comunidad”


Del capítulo Las doctrinas del contrato social:

“El ateísmo, en el sentido usual, no está inspirado forzosamente por ideas de liberación. Obra libertariamente tan solo cuando ha comprendido hasta lo más profundo las conexiones íntimas entre religión y política, y no concede a los dueños del poder terrenal mayor justificación que a la autoridad divina”







Del capítulo Liberalismo y democracia:

“Peca la democracia moderna por algo mecánico, tras cuyo engranaje desaparece el hombre (…) lo ata primero para que adquiera el formato espiritual que requiere el Estado”

(sobre la noción de voluntad general) “Todo proceso orgánico se suplanta por la rutina de la máquina. La técnica política devora toda vida propia”

“El hombre natural existía para él solo hasta la concertación del contrato social. Todo lo que apareció desde entonces fue solo producto artificioso de la sociedad convertida en Estado: el hombre político”

“La actual desigualdad y las divergencias de clase son un continuo peligro para la libertad del individuo y conducen ineludiblemente a una esclavización creciente de las masas trabajadoras”

Del capítulo La filosofía alemana y el Estado:

“Lo verdaderamente revolucionario se muestra en los objetivos que el hombre pretende, y no solo en los medios que emplea, que casi siempre dependen de las circunstancias”

“El reino de la Iglesia no es de este mundo (…) sus representantes solo están interesados en hacer que sean venturosos los hombres después de su muerte”

“El Estado no hizo más que traducir en lo político las tareas de la Iglesia, persiguiendo el mismo objetivo que esta: la esclavización del hombre ante el yugo de un poder superior”

“El Estado produce huero adiestramiento instructivo, extirpación de los sentimientos naturales, estrechamiento del panorama espiritual, destrucción de las cualidades más profundas del carácter humano. El Estado puede producir súbditos o –como los llama Fichte- ciudadanos, pero no puede formar nunca hombres libres, que tomen la dirección de sus propios asuntos, pues el pensamiento independiente es el mayor peligro que debe temer. Ha elevado la instrucción nacional al grado de un culto formal.”

¿Existe un Estado que dude de si tiene o no el derecho de forzar a sus súbditos a servicios de guerra?”

“La reacción no es otra cosa que paralización de acuerdo con un principio”


Del capítulo La democracia y el Estado nacional:

“Un pueblo es el resultado natural de las alianzas sociales (…) pero una nación no es nunca más que la consecuencia artificiosa de las aspiraciones políticas de dominio, como el nacionalismo no ha sido nunca otra cosa que la religión política del Estado moderno”

“Un pueblo es siempre una comunidad bastante restringida (…); una nación, una serie de pueblos y de grupos étnicos distintos, comprimidos por medios más o menos violentos en los cuadros de una forma estatal común (….) separados en su origen por su procedencia y su idioma, y soldados por la fuerza de una nación, solo por intereses dinásticos, económicos o políticos”

“La llamada conciencia nacional no es innata en el hombre, sino suscitada en él por la educación; es una noción religiosa: se es francés, alemán o italiano como se es católico, protestante o judío”






Del capítulo Romanticismo y nacionalismo:

“Es la “conciencia nacional” la que devora los tiernos capullos del verdadero sentimiento del terruño, pues pretende nivelar todas las impresiones que recibe el hombre a través de la inagotable multiformidad de la tierra nativa y canalizarlas en un molde determinado. Tal es el resultado inevitable de aquellas aspiraciones mecánicas de unidad, que realmente solo son las aspiraciones del Estado nacional.”

“La llamada “conciencia nacional” no es otra cosa que una creencia propagada por consideraciones políticas de dominio, creencia que ha sucedido al fanatismo religioso de los siglos pasados y se ha convertido hoy en el mayor obstáculo para todo desenvolvimiento cultural”

“El amor estatalmente prescrito hacia la nación [es] un sucedáneo elaborado en la retórica”


Del capítulo El socialismo y el Estado:

“Un nuevo orden económico en el sentido del socialismo también requiere una nueva forma de organización política para desarrollarse libremente (…) nada de común con el actual sistema estatal.”

“Aparecieron los actuales partidos obreros (…) se habló solo de la conquista del poder político y se entró así completamente en el cauce de la sociedad capitalista”

“El que cree poder suplantar la libertad de la personalidad por la igualdad de los intereses y de la posesión no ha comprendido en modo alguno la esencia del socialismo”

“Es un absurdo hablar de un socialismo libertario y de un socialismo autoritario: ¡el socialismo será libre o no será socialismo!”






Del capítulo El nacionalismo como religión política:

(sobre el movimiento fascista) “brutalidad de sus métodos, gregarismo implacable, que no respeta ninguna opinión precisamente porque [su ideología] no tenía ninguna opinión propia que defender. Lo que le había faltado hasta aquí al Estado para ser una prisión acabada se lo ha proporcionado con exceso la dictadura fascista”

(sobre Gentile, filósofo fascista) “sostenía que los valores del arte, de la religión y de la filosofía se convirtiesen en propiedad del Estado. Solamente entonces podría ser considerado el Estado como la forma suprema del espíritu humano, que no se apoya en el individuo, sino en la voluntad general y eterna, en la generalidad suprema. (…) Si para Hegel [el Estado] era únicamente el ‘Dios en la tierra’, Gentile quería situarlo en el puesto de Dios único y eterno, que no tolera ningún otro Dios”

“El nacionalismo moderno no es más que voluntad del Estado a todo precio, completa supresión del ser humano en holocausto a la finalidades superiores del poder”

“La ciega creencia de que la dictadura nacional puede realizar milagros debe sustituir en el hombre el amor al hogar nativo y al sentido de la cultura espiritual de su tiempo; el amor a los semejantes debe quedar aplastado ante la ‘grandeza del Estado’, al cual los individuos han de servir de pasto.”

“No es la necesidad de libertad lo que ha atomizado a la sociedad y suscitado en el hombre instintos asociales, sino la irritante desigualdad de las condiciones económicas; y ante todo el Estado, que alimentó al gran capitalismo y destruyó de esa manera, como un cáncer purulento, el delicado tejido celular de las relaciones sociales (…). Si el instinto social no fuera una necesidad natural del hombre (…) tampoco el Estado habría sido capaz de agrupar a los seres humanos en una asociación más estrecha. Pues no se crea una comunidad reuniendo violentamente elementos que se repugnan.”

“Lo mismo que en toda religión revelada el individuo está designado para obtener para sí mismo el prometido reino de los cielos, sin preocuparse mayormente de la redención de los demás, pues tiene bastante que hacer con la propia, así intenta también el hombre, dentro del Estado, acomodarse lo mejor que puede, sin romperse demasiado la cabeza sobre el modo como lo harán o dejarán de hacerlo los demás. Es el Estado el que destruye radicalmente el sentimiento social de los hombres, presentándose en todos los asuntos como mediador e intentando reducirlos a la misma norma, que para sus representantes es la medida de todas las cosas. Cuanto más fácilmente puede convertirse el Estado en el amo que decide sobre las necesidades personales de sus ciudadanos; cuanto más honda e implacablemente penetra en su vida individual y desprecia sus derechos privados, tanto más victoriosamente sofoca en ellos el sentimiento de solidaridad social; tanto más fácilmente consigue disolver la sociedad en sus partes diversas y acoplarlas como accesorios muertos al engranaje de la máquina política”

“El ‘Dios lo quiere’ de los cruzados no suscitaría ya un eco en Europa; pero hay todavía millones de hombres que están dispuestos a todo si la Nación lo quiere”

“El hombre político de nuestros días se muestra hostilmente ante el que no es más que hombre como frente al que hace siglos era proscrito por el dogmatismo eclesiástico”

“Nación: egoísmo organizado de minorías privilegiadas, oculto tras la credulidad de las grandes masas”

“Se habla de intereses nacionales, de capital nacional, de mercados nacionales, de honor nacional y de espíritu nacional; pero se olvida que detrás de todo solo están los intereses egoístas de políticos sedientos de poder y de comerciantes deseosos de botín, para quienes la nación es un medio cómodo que disimula a los ojos del mundo su codicia personal y sus intrigas políticas. El movimiento insospechado de industrialismo capitalista ha fomentado la posibilidad de sugestión nacional colectiva hasta un grado que antes no se hubiera siquiera soñado. En las grandes ciudades actuales y en los centros de la actividad industrial viven millones de seres estrechamente prensados, privados de su vida personal, adiestrados sin cesar moral y espiritualmente (…) en un sentido que les hace perder su personalidad. En los establecimientos de la gran industria capitalista el trabajo se ha vuelto inerte y automático y ha perdido para el individuo el carácter de la alegría creadora. Al convertirse en vacío sin fin de sí mismo ha rebajado al hombre a la categoría de eterno galeote y lo ha privado de lo más valioso: la alegría interior por la obra creada, el impulso creador de la personalidad. El individuo se siente solo como un elemento insignificante de un grandioso mecanismo, en cuya monotonía desaparece toda nota personal”

“Es más débil en el hombre de hoy la necesidad de libertad, que es sustituida en muchos casos por la necesidad de seguridad económica”

“Todo ser humano es jefe o subalterno, o ambas cosas simultáneamente. Por ese medio ha sido fortalecido el espíritu de la dependencia”

“El afán de un dictador no es un signo de fortaleza, sino una prueba de inconsistencia interior y de debilidad” 

jueves, 1 de noviembre de 2018

The Rocking Horse Winner (Anthony Pelissier, 1949)






Basada fielmente en un cuento corto de D. H. Lawrence publicado veintitrés años antes, “The Rocking Horse Winner” conforma, junto con otras películas casi simultáneas en el tiempo como “The Fallen Idol” (Carol Reed, 1948) o “The Window” (Ted Tetzlaff, 1949), una por aquel entonces (casi virgen) vía de exploración de las miserias del mundo adulto desde el punto de vista de un niño. Si en “The Fallen Idol” el pretexto giraba en torno a la infidelidad y en “The Window” en torno al crimen organizado, en “El caballito de madera” –así al menos se tradujo al castellano el relato de Lawrence- la cuestión cardinal fluctuaba sobre una más bien poco velada crítica al capitalismo salvaje (acumulación, apariencias, codicia) a través de la ludopatía como último –e inmediato- recurso para mantener el status declinante de una típica familia inglesa de clase media aspiracional.






Entremezclada con estos aspectos mundanos, “The Rocking Horse Winner” (con una dirección de actores impecablemente tensionada) presentaba otra faceta sutilmente orientada al fantastique: la creciente obsesión por dar con el caballo ganador del pequeño Paul (que ve en los premios que otorgan sus predicciones previas la salvación a la renqueante economía doméstica) producía todo tipo de fantasmas interiores, manifestados por Pelissier en planos deformantes –las escenas de la habitación del caballo de madera, que cambia ostensiblemente de perspectiva, o las de las nubes que van adquiriendo forma de corcel- y ambientes inquietantes con un deliberado y experto manejo de la luz relumbrante tanto del exterior –ventanas, jardines, hipódromo- como del interior –pasillos, habitaciones, cuadras-, en perfecta armonía con sombras hogareñas y desasosiegos agorafóbicos.

En “The Rocking Horse Winner” –uno de los films más insólitos de la cinematografía británica del inmediato periodo de posguerra- la sugestión infantil también quedaba perfectamente revelada en la frase que, a modo de leitmotiv, inundaba el cuento del autor de “El amante de Lady Chatterley” e inundaba la cinta aquí reseñada: “hace falta más dinero”, un mantra que recorre estancias y es reproducida de manera alarmante por el juguete estrella.





De su director, Anthony Pelissier, también podemos recomendar efusivamente la otra película de su autoría que hemos tenido oportunidad de visionar: “Personal Affair” (1953), -“Escándalo en Rudford”, con Gene Tierney como reclamo estelar- en este caso centrada en la confusión y el anhelo adolescentes desde el plano sentimental, venía revestida de intriga y que, si no fuera por un final feliz demasiado blanco –al contrario que el de “The Rocking Horse Winner”, que supuraba fatalidad-, sería perfecta en su conjunto.

jueves, 25 de octubre de 2018

Recomendaciones Otoño 2018





Master Of All Four Elements – “Solid People” (autoeditado, 2018)

Eric Felber y Leah Kete son un dúo afincado en Munich. A pesar de su reciente formación –colaboran juntos desde hace apenas un par de años- disponen ya de cinco referencias. La más conseguida es la última: pop sintético, imaginativo y algo circunspecto que recuerda a los trabajos tardo-ochenteros de Devine & Statton, a Sade sin producir o a Bernthøler pasados por el dream-pop. “It's Not Too Bad”, “Hey Dad”, “Flying”, “DaiDai” o “Holiday” son sus super-hits de dormitorio y “Worthwhile” la exquisitez final. Tecno-pop sin edad.





  
Winter & Triptides – “Estrela Mágica” (and/OAR, 2018)

Samira E. Winter (natural de Curitiba, Paraná) y el indianés Glenn Brigman lo dejan bien claro en su presentación: lo suyo es una reunión en principio puntual para dar rienda suelta a su querencia por el tropicalismo y el soft-pop de los años sesenta respectivamente. Y desde luego la fusión entre psicodelia amable, bossa nova y MPB encaja a la perfección en estos nueve dulces donde Samira vuelve a recuperar el portugués como idioma troncal –como hiciera en su ep en solitario, “Tudo Azul” (2014)- pero donde aparca un tanto la mera pulsión shoegaze de sus otros trabajos como Winter. “Estrela Mágica” hay que ponerlo, por de pronto, al lado del disco homónimo de Little Joy (2008): cavidades tan radiantes como nostálgicas con la lealtad como tema recurrente en sus letras.






Kero Kero Bonito – “Time ‘n’ Place” (Polyvinyl, 2018)

Ahora sí. Después de un decepcionante debut –“Bonito Generation” (Double Denim-Sony, 2016)- que, a pesar de hits incontestables como “Heard a Song”, "Trampoline" o, sobre todo, “Big City” zozobraba en los prosaicos y tediosos recursos del hip-hop, “Time ‘n’ Place” resitúa al trío londinense como la realidad que algunos demandábamos desde el principio. Menos electrónicos y más aguerridos y melódicos, los de la japonesa Sarah Midori Perry han virado hacia el indie-pop apremiante y pubescente de unos Bis –“Outside”-, al city pop oriental –“Time Today”-, a lo spectoriano –“Dear Future Self”- o a Saint Etienne –“Swimming”-, con puntuales gamberradas disonantes. Solo quedan los justos residuos de pop rapeado en el ultrahit “Only Acting” e incluye una de las canciones del año: la pluscuamperfecta “Make Believe”. ¡Qué alegría de disco!.



jueves, 20 de septiembre de 2018

Smooth Like Power Steering - An Electropop Compilation 2






Algunas de estas canciones fueron reseñadas hace unos meses en el artículo que escribí sobre retrowave publicado en Caninomag. Las demás son, igualmente, irresistibles gemas synthpop de (pen)última generación. Incluye figuras del electro-trash como NAOMI ELIZABETH o COMPUTER MAGIC, aspirantes al mainstream como CAPITAL CITIES o MIAMI HORROR o nostálgicas del sonido de ZE Records como NINA MIRANDA. El enlace con todas ellas y su correspondiente secuencia aquí. Keep driving and enjoy!


Tracklist:

Naomi Elizabeth - Smooth Like Power Steering
Computer Magic – Fuzz
Future Trends - On The Edge
Vince Riviera - Club Mirage
Tommy '86 - Why did I say goodbye (feat. Sally Shapiro)
Tennis - No Exit
Orlando Gloom - Nervous Conditions
Futurecop! - Venice Beach (feat. Cavaliers of Fun)
Let Em Riot - Let's Stay Out
Capital Cities - Kangaroo Court
Miami Horror – Leila
TV Girl - (Do The) Act Like You Never Met Me
Pictured Resort - Head West (Heef remix)
Nina Miranda - I Am...
Tinpong – Jabberwock
Saffari - Bodytalk (Ft. Carolina Ross)
Vincenzo Salvia feat. Giorgio Danke - Le strade di Cortina
Enne - Al centro di una guerra
Robert Parker - '85 Again (feat. Miss K)
FM Attack - Magic (feat. Kristine)
Ksmtk - Reborn (feat. Madelyn Darling)
Nouvelle Phénomène - Au Fond De Mon Coeur
Peter Zimmermann - Luv Like Fire (Luv in 1979 version ft. OsCar)
Tom Garrow & The Calzonis - Pizzeria Giovanni







martes, 31 de julio de 2018

Diez años en Vailima: Discos 2008-2018 (y XII)






Twin Shadow – “Forget” (Terrible-4AD, 2010)

Caso paradigmático de buena parte de las trayectorias de los artistas del siglo XXI: un primer disco que irrumpe con una fuerza y un rendimiento notables para irse desinflando en las siguientes producciones. George Lewis Jr. sorprendió a propios y extraños con un comienzo apoteósico que todavía parece complicado que pueda llegar siquiera a igualar. No resulta del todo fácil pormenorizar “Forget”: es un disco eminentemente urbano que fusiona con mucha sagacidad influencias dispares tanto de la música negra norteamericana –soul, r&b, New Jack Swing- como del post-punk más versátil y escurridizo, con el mérito de conseguir en la vinculación la cuadratura del círculo. La clave está, además, en que “Forget” tiene una serie de canciones cruciales hechas en muchos casos con materiales casi de deshecho: “When We're Dancing”, “Shooting Holes”, “Castles in the Snow” o, sobre todo, “At My Heels”. Aquí en Spotify.





Various Artists – “Sky Girl” (Efficient Space, 2016)

La importancia de un disco así estriba, además de en la frescura y calidad de la mayor parte de las canciones que lo incluyen, en su carácter de formato ideal para presentes y futuros usuarios. Las compilaciones siempre han funcionado, pero ahora lo van a hacer mucho más: el oyente del siglo XXI va a ir prescindiendo paulatinamente de los discos temáticos de un solo artista, sobre todo si este excede un mínimo aceptable de duración. La cantidad de música y la velocidad con que aquella se consume exige seleccionar materiales más inmediatos y también camaleónicos como este “Sky Girl”. Dicho esto, se podrían destacar aquí muchas cosas de este conglomerado de artistas ocultos e inexplorados. Linda Smith, por ejemplo, funde el espíritu de los folk singers de los últimos sesenta con el de Young Marble Giants; One o Gay Davenport recuerdan al mejor pop de dormitorio –el primer Ben Watt, Bill Pritchard-; y Joe Tossini and Friends suenan a crooner de crucero de bajo presupuesto –esas cajas de ritmos-. También hay soft-pop, experimentos tecno, folk-blues… quizá es una selección muy dispar, pero es lo que reserva el porvenir. Aquí su bandcamp.





Various Artists – “Pop Makossa: The Invasive Dance Beat of Cameroon 1976-1984!” (Analog Africa, 2017)

Hay mucha vida más allá de Manu Dibango. Destacan sobremanera el afro-pop de Bill Loko –esos irresistibles teclados verbeneros-, el calypso electrónico de Pasteur Lappé, el carnoso funk de Olinga Gastono o el ímpetu disco-merengue de Eko. Otro gol por la escuadra a cargo del mejor sello del planeta. Suculenta y proporcional sucesión de música de baile vibrante que apenas deja respiro. Aquí su bandcamp.





Various Artists – “Space Echo: The Mystery Behind the Cosmic Sound of Cabo Verde Finally Revealed!” (Analog Africa, 2016)

1968: un día cualquiera un grupo de campesinos caboverdianos descubre un barco abandonado con un buen número de cajas con instrumentos electrónicos –moogs, hammonds- de primerísima generación. De dicho hallazgo se beneficiará principalmente el funaná hasta entonces tocado en la zona con una barra de hierro y un acordeón. Estas canciones de muestra salidas de semejante acontecimiento fueron publicadas en pequeñas tiradas por modestos sellos formados entre los setenta y ochenta por gestores y empresarios exiliados en aquellos años a Portugal, Holanda o Francia, bajo la supervisión del músico, productor y arreglista Paulino Vieira, el auténtico gurú artístico del momento. “Space Echo” tiene dance-pop, soul-funk, forro brasileño, pilan katuta, rumba, merengue africano y proclamas marxistas y anti-imperialistas. Ambrosía hipnótica para los sentidos con aquellos primerizos sintes transformándolo todo. Más información aquí.





Various Artists – “Synthesize the Soul: Astro-Atlantic Hypnotica from the Cape Verde Islands 1973-1988” (Ostinato, 2017)

Complementario a “Space Echo” –repiten Abel Lima, Tchiss Lopes, Americo Brito, José Casimiro o el gran Dionisio Maio, pero no se duplican canciones-, y esta vez no publicado por los alemanes de Analog Africa sino por los neoyorquinos de Ostinato, ahonda en el revolucionario sonido del funaná de la época –yuxtapuesto con afrobeat, kizomba o samba- barnizado con guitarras y bajos eléctricos y sintes desenfrenados. Aquí su bandcamp.





Vashti Bunyan – “Heartsleep” (FatCat, 2014)

No suponiendo ninguna sorpresa para yonkis de la de Newcastle, el disco satisface las expectativas porque ahonda en su férreo compromiso facultativo y en la delicadeza de sus formas, elevando la cotidianeidad a categoría de excepcionalidad poética. Pop intimista y refinado casi hasta la náusea –dejemos ya de hablar de folk-, cajitas de música de las que será imposible prescindir pues cada una de ellas contiene la intuición de un rito atávico: el brinco repentino del corazón. Más información aquí.





Via Tania – “Via Tania And The Tomorrow Music Orchestra” (Narooma, 2015)

Tania May-Bowers resuelve con nota la eterna disyuntiva entre vestidos amplios con los que vestir melodías ajustadas pero prometedoras y uniformes básicos que dejen todo el protagonismo a la voz. Impresionismo a la manera de la Virginia Astley con la pátina académica de Owen Pallett. Impecables estampas con algo de swing inaprensible, orgullosas de su acabado e identificadas con una belleza etérea exenta de histrionismos desesperados y ostentaciones hundidas en la digresión. Más información aquí.





Video Age – “Pop Therapy” (Inflated, 2018)

Scritti Politti, Dislocation Dance, Donald Fagen, los Gang of Four más bailables, el Prince más nuevaolero… Ray Micarelli y Ross Farbe se han empollado muy bien el sonido de la FM de los setenta y principios de los ochenta sin dejar de mirar de reojo el post-punk más transversal. El fruto es una golosina de cándido e irresistible retro-sophisti-pop que no hace más que permear en el espíritu. Aquí su bandcamp.





Vio/Miré – “You Will Spending Time Outdoors, In The Mountains, Near Water” (autoeditado, 2014)

Vienen desde Providence, cuna de todo un emblema del fandom como H.P. Lovecraft, pero los títulos de sus canciones se acercan en cambio al panegírico sobre ecologismo y vida campestre mientras gastan la intensidad en los tiempos muertos y en cortejos al silencio: hasta suenan combates de grillos o vientos ancestrales entre acordes delicados y concisos. Juegos de voces a la manera de Alan Sparhawk y Mimi Parker o con el sosiego impenitente de un Neil Halstead como referencias. Más información aquí.





Yonlu – “A Society In Which No Tear Is Shed Is Inconceivably Mediocre” (Luaka Bop, 2009)

Mito nacido y fenecido en la era del doble click, de los estudios portátiles y las descargas inmediatas, en Vinicius Gageiro Marques funciona esa mórbida atracción por los espíritus incompletos pero arrolladores en cualquiera de las formas en que estos vengan equipados. Trascendió, tras su tempranísima muerte, del reducto de un forum como tantos otros hacia otro espacio que quizá él mismo nunca habría llegado a imaginar: Luaka Bop, la escudería de David Byrne. Certeros experimentos sonoros con la indietrónica o el hip-hop, a canciones como puños influidas por el pop independiente de los noventa, el folk o la bossa nova. Canciones que sobrevuelan como caricias y que le dan ese plus de grandeza que se necesita para ir despejando dudas: estremecedoras, vulnerables, milagrosas. Más información aquí.





Zé Luis – “Serenata” (Lusafrica, 2012)


Su historia es ilustrativa de la de la mayoría de los músicos de Cabo Verde, empezando por la añorada Cesária Évora. Lleva cantando en bares, porches y plazas desde principios de los ochenta pero los escasos recursos unidos quizá a una más que ligera indiferencia a la hora de entrar a un estudio han hecho que su primer, “Serenata” -de una finura apabullante y desprendiendo un cariño sólo al alcance de los mejores-, viese la luz con un Zé Luis ya maduro y sobradamente sensato.  Incluye su versión de "Ganha Gasta", popularizada por emblemas de la región como Bana o Djosinha. La reformulación del romanticismo más desnudo. Más información aquí.