jueves, 18 de septiembre de 2008

Ignacio María Gasca Ajuria





Cuando uno se va a pasar unos días a San Sebastián, es parada imprescindible tumbarse un rato en la arena de la playa de Gros (oficialmente conocida como playa de Zurriola), en la margen derecha de Donosti. Es, aparentemente, la playa pobre de la zona más turística de aquella ciudad, pero sin lugar a dudas, la de más encanto. La Concha es previsible, de postal. Sin embargo, Gros alberga aún hoy cierto temperamento intratable y, hasta cierto punto, postergado. Sobre todo gracias a la pléyade de surfistas que, independientemente de las inclemencias del tiempo, desafían el oleaje de manera desordenada, en el extremo más oriental de la costa. Pero si por algo ya ha pasado a la historia contemporánea, a la guía de lugares inexcusables para cualquier amante del guiño post-punk, es por ser la playa fetiche de una de las referencias del pop español de los últimos, ya, treinta años: Poch Pinza.



De todas las desapariciones de ídolos a las que uno, desgraciadamente, ha tenido oportunidad de asistir, la de Poch seguramente haya sido la más triste de todas. A pesar de que, desde hacía ya mucho tiempo, se sabía de su irremediable final y destino, no fue óbice en su momento para desgarrarse contra la injusticia, ampararse en la rabia que suponía no presenciar una resurrección imposible por prescripción facultativa. Lloramos de una manera casi surrealista.
La enfermedad genética (de Huntington) que arrastraba como mínimo desde la cumbre de su trayectoria artística (coincidiendo con el final de Derribos Arias y el comienzo de su infructuosa carrera en solitario) fue, sin discusión, el principal obstáculo para disfrutar de una obra mayúscula e incomparable que se nos fue negada mucho más pronto de lo previsto. El carácter anárquico, errático y desastroso que lució Ignacio Gasca durante buena parte de su carrera no fue, como algunos inconscientemente todavía creen, la clave de su genio y la puerta principal hacia la posteridad que hoy venimos a recordar, sino precisamente el principal problema –aunque no deje de sonar a perogrullo, es conveniente subrayarlo- y la máxima traición a su inconfundible personalidad y talento.
Aun con todo ello, Poch nos legó incontables momentos efervescentes, delirantes y mágicos en su turbulenta y desaliñada existencia. Esta vez nos saltaremos a Derribos Arias, su grupo estandarte, y nos zambulliremos en su desconcertante travesía en solitario.



Todo en la vida de Poch fue de manera acelerada, quizá acompañado por la autoconsciencia del inevitable desenlace que, tarde o temprano, le iba a tocar sufrir. Así, el final de Derribos Arias, entre más que coqueteos con las drogas y la desenfrenada vida nocturna, se confunde con el comienzo de los discos ya bajo su exclusivo nombre. “Poch se ha vuelto a equivocar” fue el exótico debut para una multinacional (CBS), donde todo sonaba peligrosamente limpio y comercial (cortesía de los nefastos Teo Cardalda y el feudalista Teddy Canarios) para las atrocidades a las que nos tenía acostumbrados el bueno de Poch. En realidad el álbum gravitaba alrededor de “La playa”, frustrado intento del donostiarra de colarse en las más desalmadas listas de éxitos con la excusa de convertirse ni más ni menos que en el Nuevo Rey del Verano. Además de esta indescriptible pieza de pop tropical, se incluían otras joyas que deberían haber tenido mejor suerte en otras manos, como “El Party”, “Como uña y carne”, “Club de herpesviríticos” o “Dagas hambrientas”. ¿El resto?, duele reconocer que se trataba de puro relleno, humorada inocua a años luz del aberrante sentido iconoclasta de su protagonista.

Sin embargo, y tras este traspiés, cuando parecía todo perdido (los signos de la enfermedad empezaban a ser ya más que evidentes), Poch nos regaló su disco más completo, incomprendido o sencillamente arrinconado: “Nuevos sistemas para viajar”. Retorno a su verdadera casa, Grabaciones Accidentales, con un buen puñado de colaboradores que ayudarían lo suyo para conseguir que un mermado Rey del Aftersun lograse terminar la que, a la postre, acabaría siendo su última grabación oficial. Un particularísimo tour de force conceptual donde el paso del tiempo y la obsesión por las agencias domésticas iban a darse de la mano.



El disco se abre con “Viaje por países pequeños”, genial síntesis de la oscuridad de Derribos Arias y la agitación ska de sus tiempos como componente de Ejecutivos Agresivos, acompañado acertadamente de Coral, cantante de Aerolíneas Federales.
“No tienes ni idea de qué hora es” está repescada de su otro grupo, La Banda Sin Futuro, aquella epifanía maldita que compartiría con su mano derecha, también en Derribos, Alejo Alberdi, y es un himno en sí misma.
“Hacia el mar” y “Jurelandia” son dos lienzos dedicados a su pasión por los juguetes de fabricación propia, bien sazonados de salitre. “Gun club” es uno de los momentos, junto a “Navidad en el almacén”, más aguerridos del disco, y más Banda Sin Futuro indefectiblemente.
Para la parte final del disco quedan dos de los momentos más emotivos y portentosos de toda la obra pochiana: “Buscando relojes”, una especie de bolero hawaiano de melodía naif donde impresiona comprobar la capacidad compositora de Poch, en pleno derrumbe físico. Para terminar, una de las mejores baladas del pop español de todos los tiempos, una despedida formidable, “Un poco shiego”, con esa escritura sencilla, certera y grandiosa en sí misma: “perdóname, por favor, si ayer te dije cosas muy bonitas, y hoy no las puedo repetir”. La nota honda en un currículum formado por cientos de esbozos a menudo inaprensibles. Genio y figura.


Hoy se cumplen diez años de la muerte de Poch. Dios te salve, Marqués del Tendedero Alto y Bajo.

http://www.mediafire.com/?8eey4tyqnzy

9 comentarios:

Anónimo dijo...

donosti, y su "glamour"..me gusta que prefieras la otra.

lo otro, puff, si sabes que tienes esa enfermedad, ni sé lo que se te puede pasar por la cabeza; encima si eres lúcido.
con tiempo leeré post anteriores (soy forcas)
abrazos, leonard :)

Jesús Negro dijo...

el chico m'as blanco de la playa de gros, la playa de gros, la playa de gros

Ángel dijo...

Hola Edgar!:
¿es tú primer post?
Que personaje Poch. Yo le recuerdo en Oviedo pinchando discos en el antiguo en compañía de Jorge Ilegales. El finde del festival de Cine te cruzabas con gente por San Sebastián que portaban unos posters que si mal no recuerdo decían algo así como Poch vive.
En lo que no estoy de acuerdo es en el calificativo que le pones a Teo Cardalda, pero muchos son los que opinan lo mismo, así que mejor me callo. :-).
Un saludo y ánimo. Te leere habitualmente.

Edgar Ducasse dijo...

Hola, Ángel:
Espero que el primer post de una larga serie.

Creo que una vez disueltos Golpes Bajos (grupo favoritísimo desde siempre) en el 85, Cardalda pasó a formar parte de un exclusivo círculo de personalidades un poco intragables para muchos de nosotros. Ya me gustaría a mi que fuese un personaje menos demonizado, y que pudiese rescatar algo respetable de lo que hizo después de Golpes (incluida la producción de la que hablo aquí,, bastante lamentable), pero me temo que es tarea algo imposible, por lo menos para mi.

Gracias por la atención.
ED

celucho dijo...

es una pena, porque por falta de tiempo me será difícil entrar a menudo, aunque viendo que te planteas un ritmo bastante tranquilo creo que no me costará estar al día.
yo tenía un blog, pero su lectura se reducía a muy pocos amigos. parecido a lo que se ha convertido el fotolog, pero parece que puede que haya más gente al tanto. no lo sé. desde luego que para actualizar a lo bestia (con un minuto) me parece mejor el fotolog, pero malditas ganas si de los 3 habituales se nos va lennyleonard.
un abrazo, pachuco.

Edgar Ducasse dijo...

cel, anímate con ese blog (por cierto, dime cuál es para echar un vistazo). Un abrazo.

Anónimo dijo...

韓式烤肉,烤肉,味蕾工坊,輕食餐廳,餐廳,咖啡,咖啡館,可樂,蘭亭香,燒肉,五角,拉麵,咖哩,御菇園,料理,壽司,香子屋,向下走,瑪瑪米亞,達文郡,咖哩,海鮮餐廳,斑鳩,歐式派店,料理,哈士通,咖啡,咖啡,玫瑰園,中國,橙色九月,咖啡,鄉村料理,咖啡,咖啡館,串燒,西部牛仔,法國小館,咖啡西餐,犁舍,酒吧,LA,馬路食館,沙發,馬路,咖啡,炭烤,日本料理,捷克老爹,卡利,波希米亞,音樂餐廳,別墅咖啡,餐廳,75起舞,階梯,大蒜,王牌咖啡,王品,朋友,鴛鴦火鍋,鴛鴦火鍋,蕃茄,咖啡,牛排,咖啡,日本,啤酒,喜憨兒,咖啡

Carlos Rego dijo...

Hola Edgar.

Leí este post varias veces mientras escribía "Licencia para aberrar". Creo que compartimos cariño por el personaje y su música, y coincidimos en la apreciación de su obra en solitario.

Saludos.

Edgar Ducasse dijo...

Hola Carlos,

Cuando decidí abrir un blog personal, hace ya casi 8 años, quise encajar el inicio con alguna fecha especial (en este caso desgraciadamente), así que esperé un par de meses para debutar con el 10º aniversario de la marcha de Poch. En efecto, compartimos cariño por el personaje, por el grupo y por su carrera en solitario. "Nuevos sistemas para viajar" siempre me ha parecido un disco delicioso, así que qué mejor ocasión entonces que reivindicarlo.

Tengo pendiente tu libro. Uno de estos días caerá y seguro que comentaremos algunos detalles.

Gracias por comentar.

Saludos